¿Cuáles son los niveles de conducción automatizada?

Los fabricantes de automóviles están agregando gradualmente funciones de seguridad activa y conducción autónoma a sus vehículos.

La conducción automatizada no es una propuesta de todo o nada. Lejos de ahí, los fabricantes de automóviles están agregando gradualmente funciones de seguridad activa y conducción autónoma a sus vehículos. Estas características generalmente se dividen en grupos lógicos según cómo combinan la aceleración y el frenado (control longitudinal) y la dirección (control lateral).

Algunas características tienen exactamente la misma funcionalidad, pero difieren en el grado de control humano frente al control del sistema autónomo del vehículo, por lo que corresponden a diferentes niveles de automatización de conducción.

control-longitudical

 

La Sociedad de Ingenieros Automotrices (SAE) desarrolló una escala estándar de la industria de cero a cinco para describir este sistema continuo, aunque hay muchas áreas grises donde las características pueden superponerse. Esto es lo que generalmente significan esos niveles:

Nivel 0: Sin automatización. El conductor es completamente responsable de controlar el vehículo, realizando tareas como dirigir, frenar, acelerar o desacelerar. Los vehículos de nivel 0 pueden tener características de seguridad como cámaras de retroceso, advertencias de punto ciego y advertencias de colisión, pero esas son simplemente alertas para el conductor.

Nivel 1: Asistencia al conductor. En este nivel, los sistemas automatizados comienzan a tomar el control del vehículo en situaciones específicas, pero no lo hacen por completo. Ejemplos de automatización de Nivel 1 son el control de crucero adaptativo, que controla la aceleración y el frenado, generalmente en la conducción en carretera; y frenado automático de emergencia, que aplica un frenado agresivo en caso de una colisión inminente. Dependiendo de la funcionalidad, los conductores pueden quitar los pies de los pedales.

Nivel 2: Automatización parcial. En este nivel, el vehículo puede realizar funciones más complejas que emparejan la dirección (control lateral) con la aceleración y el frenado (control longitudinal), gracias a una mayor conciencia de su entorno.

Nivel 2+: Automatización parcial avanzada. Si bien el nivel 2+ no es uno de los niveles SAE oficialmente reconocidos, representa una categoría importante que ofrece un rendimiento avanzado a un precio que los consumidores pueden pagar. El nivel 2+ incluye funciones en las que los sistemas del vehículo están esencialmente conduciendo, pero el conductor aún debe monitorear el vehículo y estar listo para intervenir si es necesario. (Por el contrario, el nivel 3 representa un salto tecnológico significativo, ya que es el primer nivel en el que los conductores pueden desconectarse del acto de conducir, lo que a menudo se denomina "mente desconectada". En el nivel 3, el vehículo debe poder detenerse de manera segura en el caso de una falla, se requiere software y hardware mucho más avanzados.) Ejemplos de Nivel 2+ incluyen asistencia en carretera o asistencia en atascos. La capacidad de los conductores de quitar las manos del volante y apartar la vista de la carretera durante unos momentos hace que la experiencia sea mucho más relajante y agradable, por lo que existe un gran interés por parte del consumidor.

Nivel 3: Automatización condicional. En el nivel 3, los conductores pueden desconectarse por completo del acto de conducir, pero solo en situaciones específicas. Las condiciones pueden limitarse a determinadas velocidades de vehículos, tipos de carreteras y condiciones meteorológicas. Pero debido a que los conductores pueden enfocarse en alguna otra tarea, como mirar un teléfono o un periódico, esto generalmente se considera el punto de entrada inicial a la conducción autónoma. Por ejemplo, características como el piloto de embotellamiento significan que los conductores pueden sentarse y relajarse mientras el sistema se encarga de todo: aceleración, dirección y frenado. En el tráfico intermitente, el vehículo envía una alerta al conductor para que recupere el control cuando el vehículo atraviesa el atasco y aumenta la velocidad del vehículo. El vehículo también debe monitorear el estado del conductor para asegurarse de que el conductor reanude el control y poder detenerse de manera segura si el conductor no lo hace.

Nivel 4: Alta automatización. En este nivel, el sistema de conducción autónoma del vehículo es totalmente capaz de monitorear el entorno de conducción y manejar todas las funciones de conducción para rutas y condiciones de rutina. Sin embargo, dependiendo del dominio de diseño operativo (ODD) del vehículo, el sistema puede, en raras ocasiones, necesitar que un conductor intervenga. En esos casos, el vehículo puede alertar al conductor de que existe, por ejemplo, una condición ambiental que requiere humanos al control, como nevadas intensas.

Nivel 5: Automatización total. Los vehículos con capacidad de nivel 5 son totalmente autónomos. No se requiere ningún conductor detrás del volante. De hecho, es posible que los vehículos de nivel 5 ni siquiera tengan volante o pedales de acelerador / freno. Los vehículos de nivel 5 podrían tener "cabinas inteligentes" para que los pasajeros puedan emitir comandos de voz para elegir un destino o establecer las condiciones de la cabina, como la temperatura o la elección de los medios.

Cada nivel de automatización requiere capas adicionales de sensores, ya que los vehículos asumen cada vez más funciones previamente controladas por el conductor. Por ejemplo, un vehículo de nivel 1 puede tener solo un radar y una cámara. Un vehículo de nivel 5, que debe poder navegar en cualquier entorno que encuentre, requerirá una detección completa de 360 grados en múltiples tipos de sensores.

Por ejemplo, los vehículos autónomos de Aptiv han incluido docenas de sensores y arquitecturas operativas redundantes, como Smart Vehicle Architecture ™ de Aptiv.

sensores-que-habilitan

Según Consumer Reports, "Casi todos los automóviles nuevos que se venden en los EE. UU en la actualidad, se encuentran en un área gris del nivel 0 al nivel 2. Los automóviles de nivel 4 y 5 aún no están disponibles para que el público los compre, pero muchos de los vehículos actuales ofrecen algún control automatizado del volante, los frenos y / o el acelerador ”, como se ve con el control de crucero adaptativo, alertas de cambio de carril y / o cambio automático de carril.

Si bien, la conducción verdaderamente autónoma ciertamente está apagada en el futuro, cada año los fabricantes de automóviles integran características de seguridad avanzadas adicionales en sus vehículos, lo que reduce los accidentes y hace que los conductores se sientan más cómodos con la idea de que algún día quiten las manos por completo del volante. Las soluciones de seguridad avanzada de Aptiv brindan la flexibilidad y escalabilidad para que los fabricantes de equipos originales hagan que cada vehículo sea más seguro mientras trabajan hacia niveles más altos de automatización.


Story Attachments (2)