Distanciamiento físico, barreras y EPP: Cómo luce el trabajo ahora

Posted By
Pasquale Abruzzese
Vice President, Global Manufacturing

Mientras el mundo combate la COVID-19, las distintas organizaciones están tratando de averiguar cómo se puede reanudar y continuar la producción manteniendo a los empleados a salvo. El trabajo a distancia no es una opción para la industria de bienes de consumo.

Este entorno de fabricación requiere el uso de procesos, herramientas y equipo de protección que deben ser utilizados de forma sistemática y repetitiva, como hemos establecido en nuestros Protocolos de Operaciones Seguras, disponibles al público para su descarga.

Distanciamiento físico

En las tiendas de autoservicio, en las farmacias, o al caminar por el vecindario, las personas se han hecho conscientes de mantenerse alejadas de los demás en todo momento. En un ambiente de trabajo, los protocolos de Aptiv exigen un mínimo de un metro de distancia entre trabajadores cuando se utilizan máscaras y dos metros cuando los empleados comen o fuman, y no pueden mantenerse protegidos de otro modo.

El distanciamiento físico comienza antes de la llegada al trabajo. Estamos modificando los procesos para reducir la densidad de las operaciones y facilitar el distanciamiento de los empleados. En los lugares donde proporcionamos transporte hacia y desde nuestras instalaciones, estamos ofreciendo múltiples autobuses y reduciendo la densidad de nuestras operaciones creando más turnos.

La capacitación también es esencial. Utilizamos las técnicas de "fábrica visual", ya inherentes a nuestro kit de herramientas de Lean manufacturing, para ejemplificar las instrucciones y delinear la separación física a través de señales en el suelo, similares a las que se pueden ver en las filas de las tiendas de autoservicio.

En lugares donde simplemente no es posible mantener la distancia, hemos creado barreras físicas. Estas mantienen a los empleados separados en espacios más pequeños.

En las áreas de descanso, como las cafeterías, estamos tomando medidas para asegurar que menos personas utilicen las instalaciones simultáneamente, con turnos escalonados y recesos para comer. Estamos creando separaciones dentro de las zonas de alimentos, y empleando barreras físicas para mantener a las personas lo más separadas posible, ya que no podrán usar máscaras mientras comen.

Equipo de protección personal (EPP)

En realidad, las máscaras y otros equipos de protección personal (EPP) son un componente clave de nuestros protocolos de operaciones seguras, y la pauta de Aptiv en el Nivel 3 es proporcionar una máscara quirúrgica o aprobada por el gobierno a cada empleado, y reemplazarlas diariamente y/o por turno.

Si los empleados tienen que acercarse mucho (por ejemplo, para trabajar en una pieza al mismo tiempo), usarán además caretas de protección. También estamos poniendo a disposición de los empleados desinfectante de manos - sin perder de vista el hecho de que siempre es preferible lavarse las manos. En cualquier caso, el objetivo es proporcionar el nivel adecuado de EPP según sea el caso.

Estamos evaluando regularmente los factores de riesgo por ubicación y ajustaremos nuestros protocolos de amenaza según corresponda. Mientras los protocolos se hacen más estrictos, se podría pensar que los empleados se resistirían al cambio - a que se les diga que tienen que hacer filas o usar EPP. Sin embargo, hemos descubierto que estas acciones son bien recibidas y llevadas a cabo cuando los empleados comprenden que las políticas están ahí para mantenerlos a ellos, a sus compañeros de trabajo y a sus comunidades a salvo.

A través de la transparencia en nuestros criterios de toma de decisiones, pueden estar seguros de que Aptiv reducirá los niveles de amenaza una vez que sea posible hacerlo de forma segura.

Para obtener más detalles sobre el enfoque de Aptiv y acceder a los documentos relacionados, haga clic aquí