¿Qué son los dominios de diseño operativo?

En la industria automotriz, los dominios de diseño operativo (ODD) definen las condiciones de funcionamiento en las que los sistemas de conducción automatizada de un vehículo pueden activarse de forma segura.  

Cada ODD es específico del modelo de vehículo y de la característica. Dentro de una misma marca de vehículos, los modelos tienen distintos niveles de capacidades de conducción automatizada y, por tanto, tendrán distintos ODD.  

¿Cuáles son los criterios ODD? 

Algunos de los criterios ODD más citados son las características de la carretera, la hora del día, el clima y el terreno. Por ejemplo, una función de conducción manos libres puede estar diseñada para funcionar de día pero no de noche, en un día despejado pero no con lluvia intensa o niebla, o en un tramo de autopista relativamente recto pero no en un entorno urbano reducido.  

El siguiente gráfico muestra la amplia gama de categorías que la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carretera utiliza como parte de su taxonomía ODD para organizar e identificar diversos ODD. No obstante, esta lista no es exhaustiva y podrían utilizarse muchas más categorías para definir un ODD.  

La NHTSA incluye seis categorías de nivel superior y numerosas subcategorías para definir un ODD.

La importancia de los ODD.

Hasta que los sistemas autónomos sean capaces de tener en cuenta todas las situaciones, todos los entornos y todas las circunstancias, los conductores deben tener en cuenta que la intervención humana sigue siendo esencial para el funcionamiento del vehículo.  

En la actualidad, muchos OEM están integrando en sus vehículos la automatización parcial avanzada de Nivel 2+ (manos fuera, ojos dentro) y la automatización condicional de Nivel 3 (manos fuera, ojos fuera). A medida que los vehículos se acercan a niveles más altos de conducción autónoma, los ODD claramente definidos proporcionan las reglas de la carretera que determinan cuándo y cómo debe transferirse el control del vehículo entre el conductor y el vehículo. Si el vehículo se sale de la ODD o las condiciones cambian hasta superar la ODD, entonces el vehículo debe volver a involucrar al conductor y pasarle de nuevo el control del vehículo sin problemas. 

Aumento de la adopción y el uso de sistemas de conducción dependientes de la ODD

Dado su papel en el funcionamiento seguro de las funciones automatizadas, la ODD prevista debe definirse claramente durante la fase de requisitos de diseño para garantizar que los proveedores de tecnología puedan diseñar adecuadamente los subsistemas y componentes para lograr el rendimiento deseado de forma rentable. Además, comunicar de forma transparente las condiciones en las que se pretende que funcionen estas funciones -tanto a los operadores de vehículos como a los reguladores- puede ayudar a ambos grupos a anticiparse mejor a los posibles retos.  

También se presta cada vez más atención a la ODD como forma de diferenciación. Ampliar los casos de uso en los que el sistema de conducción automatizada de un vehículo puede operar con seguridad lo hace más atractivo para los consumidores finales. Sin embargo, la medida en que el operador del vehículo comprende la ODD de la función influye en su índice de adopción. Educar al consumidor sobre los ODD de una función es esencial, tanto para garantizar que el sistema funcione dentro de los límites previstos como para aumentar su adopción por parte de los consumidores.  

Ampliación de la usabilidad en el ámbito del diseño operativo

Los sistemas avanzados de asistencia al conductor de Aptiv proporcionan a los fabricantes de equipos originales la plataforma integral necesaria para apoyar la implantación de ODD claramente definidos hasta el nivel 3 de conducción automatizada. Nuestro modelo de estimación de la conciencia de la situación combina datos de detección del entorno y del conductor para comprender mejor la calidad de la conciencia de la situación del conductor cuando intenta recuperar el control, lo que permite al vehículo resaltar objetos específicos que son amenazas potenciales e informar al conductor hacia dónde debe dirigir su mirada. La creación de modelos sofisticados del conductor y el entorno es esencial para lograr una relación conductor-vehículo segura y colaborativa.

En la industria automotriz, los dominios de diseño operativo (ODD) definen las condiciones de funcionamiento en las que los sistemas de conducción automatizada de un vehículo pueden activarse de forma segura.  

Cada ODD es específico del modelo de vehículo y de la característica. Dentro de una misma marca de vehículos, los modelos tienen distintos niveles de capacidades de conducción automatizada y, por tanto, tendrán distintos ODD.  

¿Cuáles son los criterios ODD? 

Algunos de los criterios ODD más citados son las características de la carretera, la hora del día, el clima y el terreno. Por ejemplo, una función de conducción manos libres puede estar diseñada para funcionar de día pero no de noche, en un día despejado pero no con lluvia intensa o niebla, o en un tramo de autopista relativamente recto pero no en un entorno urbano reducido.  

El siguiente gráfico muestra la amplia gama de categorías que la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carretera utiliza como parte de su taxonomía ODD para organizar e identificar diversos ODD. No obstante, esta lista no es exhaustiva y podrían utilizarse muchas más categorías para definir un ODD.  

La NHTSA incluye seis categorías de nivel superior y numerosas subcategorías para definir un ODD.

La importancia de los ODD.

Hasta que los sistemas autónomos sean capaces de tener en cuenta todas las situaciones, todos los entornos y todas las circunstancias, los conductores deben tener en cuenta que la intervención humana sigue siendo esencial para el funcionamiento del vehículo.  

En la actualidad, muchos OEM están integrando en sus vehículos la automatización parcial avanzada de Nivel 2+ (manos fuera, ojos dentro) y la automatización condicional de Nivel 3 (manos fuera, ojos fuera). A medida que los vehículos se acercan a niveles más altos de conducción autónoma, los ODD claramente definidos proporcionan las reglas de la carretera que determinan cuándo y cómo debe transferirse el control del vehículo entre el conductor y el vehículo. Si el vehículo se sale de la ODD o las condiciones cambian hasta superar la ODD, entonces el vehículo debe volver a involucrar al conductor y pasarle de nuevo el control del vehículo sin problemas. 

Aumento de la adopción y el uso de sistemas de conducción dependientes de la ODD

Dado su papel en el funcionamiento seguro de las funciones automatizadas, la ODD prevista debe definirse claramente durante la fase de requisitos de diseño para garantizar que los proveedores de tecnología puedan diseñar adecuadamente los subsistemas y componentes para lograr el rendimiento deseado de forma rentable. Además, comunicar de forma transparente las condiciones en las que se pretende que funcionen estas funciones -tanto a los operadores de vehículos como a los reguladores- puede ayudar a ambos grupos a anticiparse mejor a los posibles retos.  

También se presta cada vez más atención a la ODD como forma de diferenciación. Ampliar los casos de uso en los que el sistema de conducción automatizada de un vehículo puede operar con seguridad lo hace más atractivo para los consumidores finales. Sin embargo, la medida en que el operador del vehículo comprende la ODD de la función influye en su índice de adopción. Educar al consumidor sobre los ODD de una función es esencial, tanto para garantizar que el sistema funcione dentro de los límites previstos como para aumentar su adopción por parte de los consumidores.  

Ampliación de la usabilidad en el ámbito del diseño operativo

Los sistemas avanzados de asistencia al conductor de Aptiv proporcionan a los fabricantes de equipos originales la plataforma integral necesaria para apoyar la implantación de ODD claramente definidos hasta el nivel 3 de conducción automatizada. Nuestro modelo de estimación de la conciencia de la situación combina datos de detección del entorno y del conductor para comprender mejor la calidad de la conciencia de la situación del conductor cuando intenta recuperar el control, lo que permite al vehículo resaltar objetos específicos que son amenazas potenciales e informar al conductor hacia dónde debe dirigir su mirada. La creación de modelos sofisticados del conductor y el entorno es esencial para lograr una relación conductor-vehículo segura y colaborativa.

Carreras


Da forma al futuro de la movilidad. Únete a nuestro equipo para ayudar a crear vehículos más seguros, ecológicos y conectados.

Ver empleos relacionados

Suscríbase